19 de noviembre de 2010

My nightmare (you, fucking dad).

Una mañana y la posibilidad de haber podido toparme con la encarnación de tus peores aspectos, algo en mi cabeza quedó aleteando. Los días comenzaron a pasar más lentamente para mi, las cosas parecian haber perdido su rumbo hacia un camino que desconocía, o al menos eso quería creer. El vacío, el miedo y la paranoia volvian a invadirme perturbando mi quimérico orden y no podía permitirlo, no otra vez. Sentí que todo había vuelto a comenzar esa máldita mañana que desacomodó mi rompecabezas y desde entonces, más consciente que inconscientemente, no pude dejar de buscarte en cada rostro que pasaba ante mis ojos. Te soñé cada una de las noches siguientes a ese día y desperté por las mañanas sintiendo que mis miedos más temibles podían hacerse realidad, que podrías regresar y arrebatarme, sin piedad alguna, lo más importante que tengo en la vida.
Si bien era cierto que -en algún punto- me hacías falta, había algo que siempre tuve bien en claro y es que no te quiero de regreso a mis días. Mucho menos ahora que todo parecía estabilizarse y lentamente lograbamos des-intoxicarnos de vos..


ALEJATE DE MI !
Molly.

1 comentario:

Basta Fuerte dijo...

Muy bueno el blog, te dejo el mio

http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

Nos leemos, saludos.