20 de marzo de 2010

Far away

Los vagos recuerdos que de él tenía poco a poco su forma perdían. Con el tiempo la imágen de su rostro se fue desvaneciendo, su ausente pero física presencia se esfumó por completo y hoy no recuerdo siquiera su voz. ¿Cómo es posible no recordar a quién la vida te supo dar?

Molly

2 comentarios:

Dai-ana dijo...

me encanto!, lo escribiste vos?

Florencia dijo...

leyendo un poco tu blog me gusto mucho.muy linda forma de escribir.besoo,te sigo :)